Bienvenidos

Este blog es un punto de encuentro para todos aquellos que tomamos la decision de andar por el camino. De descubrir lo que existe mas alla de nuestra vida cotidiana. Es el despertar de la conciencia. Es el amarnos como seres unicos e irrepetibles.

jueves, 30 de julio de 2009

Forma de Tai Chi

video

El trabajo constante de la concentracion, la no-mente y la fluidez se traducen en el movimiento armónico. Pequeños detalles hacen la totalidad de un ser en donde la práctica hace resaltar lo mejor que uno posee en el interior. Solo es cuestión de práctica; pero el camino es largo y sin retorno.

lunes, 27 de julio de 2009

Los sueños...sueños son

Que es Tai Chi ? Para que sirve?


El tai chi es un arte marcial de origen chino que utiliza la energía interna del cuerpo para el combate. Cómo es entonces que, siendo un arte marcial, puede relajar y sanar el cuerpo? Esta es la segunda pregunta que surge cuando me observan y descubren que no tengo músculos muy desarrollados ni tampoco un gran estatura (parezco fácil de vencer!). Es que el tai chi se practica lentamente, buscando fluidez en los movimientos y poniendo toda la concentración dentro del cuerpo, con el principio de que la misma energía que movilizo para atacar, puede servir para sanar el cuerpo.
A partir de la teoría de la Medicina Tradicional China que habla de la energía vital del cuerpo (Qi) que circula por los meridianos nutriendo los órganos y equilibrando nuestras emociones, el tai chi chuan basa sus aplicaciones marcial y terapéutica en tomar conciencia de esta energía y movilizarla con la propia intención de la mente. Es debido a este concepto que los practicantes no tenemos gran desarrollo muscular per se, ya que idea es usar la energía, y no la fuerza, para vencer al adversario.
Para llegar a sentir la energía que circula por el cuerpo primero es necesario sentir el cuerpo mismo, cada parte y cada extremo del mismo. Luego nos conectamos con la respiración, que es una herramienta clave para aprender a movilizar la energía y buscamos regularla y concentrarla en el abdomen (punto energético clave en el tai chi ). A través de diversos ejercicios específicos de la práctica, logramos con el tiempo sentir la circulación energética que se da en cada movimiento.
Aprendo cada movimiento desde sus dos facetas (marcial y terapéutica) ya que debo conocer el inicio y el destino de la circulación energética y su propósito. Será de acuerdo a los intereses de cada practicante, desarrollar alguna faceta con mayor profundidad. Si comprendo a donde debo dirigir el golpe, puedo concentrarme en mover la energía para tal fin. Si soy conciente de qué debo sanar en mi cuerpo puedo realizar un movimiento con tal objetivo y la energía que movilizo servirá para desbloquear los estancamientos que encuentre en el camino.
Los bloqueos y tensiones que surgen en los canales energéticos devienen principalmente de excesos emocionales que causan que la energía no se mueva. La energía debe estar siempre circulando, cuando se estanca causa dolores, tensiones y a largo plazo, enfermedades. A través del tai chi logramos mantener la energía en movimiento. Los movimientos permiten, lentamente, liberarnos de los excesos emocionales que nos enferman y ver la vida desde otro lugar. Para mover la energía solamente utilizamos nuestra intención, que es la voluntad de hacer algo para logra un fin. Nuestro fin será sanar (o atacar en el caso marcial).
Una vez que nos hemos liberado de las emociones, de las tensiones y los bloqueos descubrimos que nuestro cuerpo es más liviano y que la intención de relajarlo es más potente, ya que no encuentra barreras. El mismo movimiento que va limpiando, va relajando el cuerpo. Pero la relajación no es una relajación despatarrada, no me suelto como una bolsa de papas. (Me sucede en las clases que cuando digo “relajamos” la gente suelta los brazos desganados dejando ir toda la energía que se junto en cada movimiento). La relajación es conciente y por ello más profunda, ya que me siento conectado con cada parte de mi cuerpo y entonces siento cada músculo tenso y lo relajo, cada articulación tensa y la relajo, cada pensamiento en mi mente y lo dejo pasar. Estoy presente en mi cuerpo sintiendo mis pies en la tierra y mi cabeza en el cielo, no dejo que mi mente me lleve a otro lugar.
La relajación que brinda el tai chi es interna como todo el trabajo que se realiza en esta disciplina. El proceso nos permite liberar tensiones, sentir el cuerpo y la respiración, movilizar la energía y sanarnos internamente. Tomamos conciencia, a través de la misma, de nuestras propias necesidades y del camino que debemos recorrer para satisfacerlas.

El Tai Chi mejora el equilibrio en pacientes con ACV

Un estudio realizado en la Universidad de Illinois, Chicago, EEUU, demostró que el tai chi chuan puede mejorar el equilibrio y minimizar el riesgo de caídas en pacientes que han sufrido un accidente cerebro-vascular.
Participaron en la investigación 136 personas que habían sufrido un ACV 6 meses antes. Los participantes asignados al grupo de práctica de tai chi chuan aprendieron una Forma corta que había demostrado resultados benéficos en enfermos de artritis. Las personas asignadas al grupo de control practicaron ejercicios de respiración, estiramiento, memorización y razonamiento.
Los pacientes del grupo de tai chi entrenaban en grupos reducidos, en una clase semanal coordinada por terapeutas y también 3 veces por semana individualmente en su hogar. El programa tuvo una duración de 12 semanas, pero en la octava semana los practicantes ya habían logrado aprender la Forma completa. El objetivo era lograr independencia en la práctica.
Se evaluó la habilidad de mantener el equilibrio mientras se cambiaba el peso de una pierna a otra y en distintas direcciones, como también el equilibrio estando parado en superficies con movilidad, por ejemplo un autobús. En estas pruebas el grupo de tai chi supero ampliamente al grupo de control en los resultados. “El grupo de tai chi demostró mejores condiciones en el control de su equilibrio. En sólo 6 semanas de práctica se evidenciaron mejoras muy significativas. La habilidad para cambiar el peso de una pierna a otra es muy importante ya que cualquier acción de alcanzar algo la requiere.” expresó uno de los investigadores.
Otros beneficios observados en los practicantes de tai chi fueron mayor fuerza y mejor acondicionamiento cardio-vascular. Las clases grupales también brindan una oportunidad de socializar con pares, evitando los costos de otras terapias.
Los resultados de esta investigación serán publicados en el próximo número del “Journal of Neurorehabilitation and Neural Repair”.

martes, 21 de julio de 2009

Se busca un amigo



No es necesario que sea hombre, basta que sea humano, basta que tenga sentimientos, basta que tenga corazón, que sepa hablar y callar, sobre todo que sepa escuchar... Tiene que gustar de la poesía, de la madrugada, de los pájaros, del sol, de la luna, del canto, de los vientos y de las canciones de la brisa. Debe tener amor, un gran amor por alguien, o sentir entonces, la falta de no tener ese amor... debe amar al prójimo y respetar el dolor que los peregrinos llevan consigo... debe guardar el secreto sin sacrificio.


No es necesario que sea de primera mano, ni es imprescindible que sea de segunda mano. Puede haber sido engañado, pues todos los amigos son engañados. No es necesario que sea puro, ni que sea totalmente impuro, pero no debe ser vulgar, debe tener un ideal y miedo a perderlo y en caso de no ser así, debe sentir el gran vacío que esto deja.


Tiene que tener resonancias humanas, su principal objetivo debe ser el amigo. Debe sentir pena por las personas tristes y comprender el inmenso vacío de los solitarios. Debe gustar de los niños y sentir lástima por los que no pudieron nacer. Se busca un amigo para gustar de los mismos gustos, que se conmueva cuando es tratado como amigo, que sepa conversar de cosas simples, de lloviznas y de grandes lluvias y de los recuerdos de la infancia.


Se precisa un amigo para no enloquecer, para contar lo que se vio de bello y de triste durante el día, de los anhelos y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad. Debe gustar de las calles desiertas, de los charcos de agua de los caminos mojados, del borde de la calle, del bosque después de la lluvia, de acostarse en el pasto.


Se precisa un amigo que diga que vale la pena vivir, no porque la vida es bella, sino porque se tiene un amigo. Se necesita un amigo para dejar de llorar... para no vivir de cara al pasado, en busca de memorias perdidas...


Que nos palmee los hombros, sonriendo o llorando, pero que nos llame "amigo" para tener la conciencia de que aún se vive.

lunes, 20 de julio de 2009

El concepto de "Qi" en tai chi

La palabra “Qi” en chino se refiere a la idea, noción o razón subyacente que activa un suceso u ocurrencia.
Cuando un nuevo practicante se inicia en el tai chi lo hace con la noción de que su cuerpo se encuentra relajado, pero no está relajado según lo estándares del tai chi . A medida que se comprende lo que es la relajación y se toma conciencia de las tensiones del cuerpo, se desarrollan nuevas nociones sobre le potencial del mismo para luego poder cambiar internamente.
Lo primero necesario para convertir una práctica común de tai chi en un verdadero trabajo interior es tratar de cambiar el centro de gravedad del cuerpo. Normalmente, el centro que posee mayor peso en dirigir las actividades y pensamientos de nuestro cuerpo es la cabeza o el pecho. No en el sentido esotérico que un yogui o iluminado pueden utilizar estos centros energéticos, sino en el simple sentido de que el ser genera sus acciones en su centro de gravedad mecánico – emocional.
El centro del pecho, que incluye desde el plexo solar hasta el hueco infra-clavicular, es el lugar donde uno es conciente de si mismo. Es donde residen las emociones y donde se desarrollan las acciones. Es el centro emocional de las personas. Debido a las emociones, que son fragmentadas e inconstantes, la vida usualmente es una montaña rusa de subidas y descensos emocionales. Muchas ideas y valores son traídos al centro emocional durante la vida y a pesar de que algunas de estas ideas son luego expresadas por la mente, la mayoría son débiles y permanecen muy poco tiempo para luego ser tapadas por otras emociones.
Pero mientras toda esta actividad sucede y la mente está ocupada en elegir y explicar, vivimos en realidad desde el dantien (punto energético ubicado 3-4 dedos debajo del ombligo) con los valores con los que nacimos y aquellos que aprendimos en los primeros años de vida. Cuando un niño nace, todas las nociones que definen su ser se encuentran en sus genes y los conceptos básicos de su vida son también nociones que se encuentran en su dantien. Durante los primeros años de vida el niño incorpora nociones del mundo externo que almacena asimismo en su dantien. Esto se debe a que de niños vemos e interpretamos la vida desde una apreciación no intelectual, aprendiendo a través de las sensaciones con el cuerpo, sin idealizar. Estas nociones son lo que los chinos llaman “Qi” o las razones internas inconscientes que activan nuestras actitudes o acciones.
Mucha de la energía que se almacena en el dantien es utilizada para alimentar el centro emocional del pecho. Esta energía es esencialmente mal-gastada en expresar emociones, pero podría utilizarse para generar nuevas nociones dentro del dantien. También puede utilizarse para desarrollar la energía de todo el cuerpo liberándonos a nosotros mismos de la confusión emocional en la que vivimos y modificando nuestra postura y dirección mental descargando toda la energía posible de nuestro pecho en nuestro abdomen.
Cuando uno toma conciencia del centro energético del abdomen instantáneamente toma conciencia de sus nociones, de su “Qi”. Cuando esto se logra se activan las respuestas instintivas del cuerpo y mediante la observación y análisis de estas respuestas uno se vuelve cada vez más conciente de los valores reales propios y por ende adquiere un mayor y más profundo conocimiento de la propia personalidad. Uno descubre cuan poco conforman las realidades mentales y emocionales ante el hecho de haberse convertido en un ser manifiesto en el mundo.
Cuando uno trata de cambiar desde el dantien, uno realmente cambia. Esta es la razón por la que el tai chi chuan focaliza en este punto energético, debido a que es el lugar desde donde el cambio real sucede transformando la propia vida y los comportamientos.

martes, 14 de julio de 2009

Claves para observarnos





1. Nunca te quejes de lo que tú permites


2. El secreto de tu futuro está escondido en tu rutina diaria.


3. Tus recompensas en la vida están determinadas por los problemas que tú les resuelves a otros.


4. Cuando quieres algo que nunca has tendido, tienes que hacer algo que nunca has hecho.


5. Todos los hombres caen… los más grandes se levantan.


6. La intolerancia hacia tu presente crea tu futuro.


7. Dale a alguien lo que no puede encontrar en ningún otro lugar y esa persona siempre volverá.


8. Si lo que tienes en tu mano no es lo suficiente para que sea tu cosecha, hazlo tu semilla.


9. Nunca cambiarás lo que tú crees hasta que tu sistema de creencias no pueda producir algo que tú quieres.


10. Los campeones están dispuestos a hacer cosas que odian para crear algo que aman


11. Deja de ver dónde has estado y comienza a ver a dónde puedes llegar.


12. Tú sólo serás recordado por dos cosas: los problemas que resuelvas o los que creas.


13. La falsa acusación es el último paso antes de la promoción sobrenatural.


14. Lo que oyes constantemente lo terminarás creyendo.


15. Dios nunca consulta tu pasado para determinar tu futuro.


16. Satanás siempre ataca a aquellos en la cola a la próxima promoción.


17. El poder es la habilidad de huir de algo que tú deseas para proteger algo que tú amas.


18. Cualquier cosas que no te cambia es innecesario en tu vida.


19. El hombre decide sus hábitos… sus hábitos deciden su futuro.


20. No puedes corregir lo que estás dispuesto a enfrentar.


21. La crisis siempre aparece en la curva del cambio.


24. El favor empieza a fluir en el momento en que resuelves un problema a alguien.


25. Los campeones toman decisiones que crean el futuro que ellos desean… los perdedores toman decisiones que crean el presente que ellos desean.


26. La creatividad es la búsqueda de opciones, la concentración es la eliminación de ellas.


27. Las estaciones de tu vida cambiarán cada vez que decidas utilizar tu fe.


28. Lo que fallas en conquistar en tu vida te conquistará a ti.


29. Ve a donde eres celebrado en vez de ir a donde eres tolerado.


30. El valor de cualquier relación puede medirse por sus contribuciones a tus prioridades.


31. Nunca podrás conquistar lo que te niegas a odiar.


32. Cada relación en tu vida te mueve hacia tus sueños o más lejos de ellos


33. El dinero no es más que una recompensa por resolver problemas


34. Tu reacción hacia alguien en problemas determina la reacción de Dios cuando tú estés en problemas


35. Lo que toleras no lo puedes cambiar


36. Aquellos que no respetan tu asignación se descalifican a si mismos para una relación


37. Nunca llegarás al palacio hablando como mendigo


38. Nunca discutas tu problema con alguien que no es capaz de resolverlo


39. Nunca reescribas tu teología para acomodar una tragedia


40. La atmósfera que tú permites determina el producto que produces


41. La prosperidad es simplemente tener lo suficiente de la provisión de Dios para completar sus instrucciones para tu vida


42. Aquellos que no respetan tu tiempo tampoco respetarán tu sabiduría


43. El descontento es el catalizador del cambio


44. Aquellos que crearon el dolor del ayer no pueden controlar el placer del mañana


45. Cuando cambies tu enfoque cambiarás tus sentimientos


46. Lo que haces que le pase a otros Dios hará que te pase a ti

miércoles, 8 de julio de 2009

Cuentos Sufis







EL campo fértil
Un Maestro dejó a uno de sus discípulos un arrozal para que lo cuidara durante tres años. Cuando el primer año llegó a su término, el Maestro fue a ver el campo y la cosecha había sido muy buena, puesto que el discípulo había provisto a la tierra del agua que necesitaba. Transcurrió otro año, y resultó que la cosecha fue más abundante que la anterior, puesto que el joven había abonado convenientemente el campo. Cuando el tercer año finalizó, el Maestro se dirigió al arrozal para ver los resultados obtenidos. Pero resulta que el discípulo, entusiasmado con lo producido en el año anterior, abonó demasiado la tierra que dio muchísimo arroz pero tan pequeño y frágil que no servía para comerciar con él. En realidad, fue una cosecha inútil, y el trabajo realizado no dio ningún fruto. Entonces el Maestro dijo a su discípulo: "Así pasa con las personas. Fortaleces a alguien cuando le ayudas un poco. Pero si le ayudas demasiado, lo debilitas. "




La luciernaga

Una estrella recién nacida tomó entre sus manitas de luz a una luciérnaga que volaba en el espacioso jardín de la noche. Eres tan pequeñita -le dijo- y tu luz es tan débil. La luciérnaga se detuvo sobre la hoja de un ciruelo bajando la cabeza para que su hermana no supiera de su tristeza. Eres tan llena de luz -le dijo entonces con un hilo de voz- y agregó: ...y sin embargo, hermana mía, tan ciega. El tamaño de las cosas, ¿pertenece al reino del espacio o al reino de la Esencia? No importa que tan grande seas tú, y cuán pequeña parezca yo, lo que sí es importante es que ambas somos portadoras de luz. Deja tus huellas gigantescas en el inconmensurable cielo; a mí me basta con iluminar el sendero de los pequeños insectos voladores para que en sus viajes nocturnos no sean atrapados por telarañas y otros peligros. Cada uno ayuda según la luz que posee, no interesa la magnitud o pequeñez del servicio. Lo que sí es importante es que éste sea el producto de la luz que cada uno tiene en su corazón. La fuente es la misma.






Cuento Sufi

Le preguntaron a un sabio: ¿quién te guió en el Camino?El sabio contestó: un perro. Un día lo encontré casi muerto de sed a la orilla del río. Cada vez que veía su imagen en el agua, se asustaba y se alejaba creyendo que era otro perro. Finalmente, fue tal su necesidad que, venciendo su miedo se arrojó al agua, y entonces "el otro perro" se esfumó.El perro descubrió que el obstáculo era él mismo y la barrera que lo separaba de lo que buscaba había desaparecido.De esta misma manera, mi propio obstáculo desapareció cuando comprendí que "mi yo" era ese obstáculo. Fue la conducta de un perro la que me señaló por primera vez el Camino.