Bienvenidos

Este blog es un punto de encuentro para todos aquellos que tomamos la decision de andar por el camino. De descubrir lo que existe mas alla de nuestra vida cotidiana. Es el despertar de la conciencia. Es el amarnos como seres unicos e irrepetibles.

miércoles, 4 de marzo de 2009

En el Zazen- Meditación

En el Zazen, centrados en la quietud del Cuerpo, emerge la quietud de la Mente. La Unidad Cuerpo-Mente posibilita vivir el momento Presente. Cada momento Presente sólo puede ser percibido si la Mente y el Cuerpo son una sola cosa. Percibidlo sin pensar.

Nos hemos estado entrenando Zazen tras Zazen y es ahí, en el Zazen Sikantaza (sólo
sentarse) donde aprendemos a apartar el Ego y así en silencio (Mokusho) se realiza
la Unidad del Cuerpo y la Mente. Esta no se da llevados por la Inercia de la directividad del Ego. La Mente Egótica es un agregado irreal a nuestro Cuerpo Consciencia, que por su composición convencional, funciona como la Superestructura propia de la condición socio-cultural sin pertenecer a la propia naturaleza del Hombre. Esta Superestructura sobrepuesta a la Mente superficial, es capaz de llevar al Cuerpo por el “camino” de la Ignorancia, haciendo de su condición antinatural una dictadura condicionadora a su vez. El Ego hace lo que sabe hacer, que es separar, lo mismo que él se ve separado diferenciando “Ego y lo mío” frente a todo lo demás. Este funcionamiento a expensas de la Energía Cósmica que usa el Ego, produce una separatividad entre el Cuerpo y la Mente que son “llevados” al error por un ente Irreal, Egoísta, Ignorante, Prepotente y Actor protagonista. Este actor que funciona desde un pasado que ya no es, para un futuro que aún no es, no está capacitado para lo único que sí es: el momento Presente.
Toda la existencia se la pasa el Ego jugando ese juego ilusorio, llevando al Cuerpo- Mente a un caos innatural, enfermizo y autodestructivo desgajado del Presente.
Es por todo esto por lo que necesitamos de una Práctica Naturalizadora que a pesar del Ego y su poderío, nos capacite para ponernos a disposición de dicha práctica que, no sin esfuerzo, nos ayude a Realizarnos más allá de los límites del Ego y su condición. Con la Práctica-Realización, la Propia Naturaleza, que ha estado sometida al Ego dictador e Ignorante, queda liberada, primero por momentos y después con la continuidad y Persistencia del Practicante, generalizándose hasta la progresiva transformación del Ego en un Verdadero Yo.

La Propia Naturaleza siempre ha estado pujando a favor del Cuerpo-Mente y cuando el Zazen pone el Cuerpo como Centro de la Atención, de una forma Natural y Cósmica, el Ego queda desplazado y la Mente que ocupa su lugar sin trabas, se une al Cuerpo en Calma.
En la calma o paz de la Unidad es posible vivir el momento Presente sin que nada lo impida excepto cuando nos distraemos y el Ego con su fuerza de Inercia suplanta de nuevo el Centro y volvemos a lo ilusorio.
Volver a coger el hilo de la respiracion miles de veces es lo que hemos de hacer hasta que se equilibre la Condición y la Naturaleza. Han sido miles de horas caminando en la dirección del Ego y hemos de caminar miles de horas viéndole para descondicionarle y desmontarle.

Soko Daido- La meditacion Zazen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ayudanos a mejorar, deja tu comentario.