Bienvenidos

Este blog es un punto de encuentro para todos aquellos que tomamos la decision de andar por el camino. De descubrir lo que existe mas alla de nuestra vida cotidiana. Es el despertar de la conciencia. Es el amarnos como seres unicos e irrepetibles.

sábado, 20 de junio de 2009

Meditacion que cura



Muchas personas creen que meditar es sinónimo de alcanzar el nirvana. Y no es así. La meditación es un gesto interno que permite que el corazón y la mente tomen conciencia del momento presente. Y en esto, y en aceptarnos tal como somos, consiste su virtud.Sobre la meditación existen algunos malentendidos que convendría aclarar. En primer lugar, la meditación no es una técnica no una colección de técnicas, sino que, por encima de todo, es una forma de ser, de ver, de percibir e, incluso de amar.En segundo lugar, la meditación no es sinónimo de relajación. Esto no significa que la meditación no vaya frecuentemente acompañada de estados profundos de relajación y de sensaciones de bienestar. Pero la meditación es mucho más: consiste en abrazar cada uno de los estados que emergen en nuestra conciencia. El dolor, la angustia, el aburrimiento, la impaciencia, la frustración, la ansiedad y la tensión corporal son objetos igualmente válidos y curativos, al meditar prestamos atención en el mismo momento en el que aparecen. Cada una de estas emociones o estados nos proporciona una ocasión, para la comprensión, el aprendizaje y, al final, la liberación. Si estamos atrapados en nuestra propia actividad mental, no podemos estar presentes de la forma adecuada o quizá no podamos estar presentes en modo alguno.No pretendo afirmar que, cuando estemos atentos, desaparezcan todos los contenidos. a veces caóticos, turbulentos, dolorosos o confusos- que revolotean de manera natural por nuestra mente. Pero no debemos dejarnos atrapar por ellos, ni permitir que distorsionene nuestra capacidad de registrar el abanico completo de lo que ocurre.El rasgo distintivo de la meditación es el no apego y, en consecuencia, la percepción clara y la predisposición a responder adecuadamente a cualquier circunstancia.Estar en el aquí y en el ahoraLa práctica de la meditación puede perfectamente estar saturada de pensamientos, preocupaciones, deseos y cualquier otro de los estados que nos afectan a los seres humanos. Lo importante no es el contenido de la experiencia de la meditación, sino la conciencia de ese contenido y de los factores que promueven su desarroolo, así como el modo en que nos liberan o encadenan instante tras instante y año tras año.La meditación no consiste en lograr algo especial ni alcanzar un determinado resultado que satisfaga nuestros deseos y espectativas. La meditación nos permite estar precisamente donde estamos tal y como estamos y que, en ese mismo instante, el mundo sea también exactamente tal cual es. Esto no resulta tan sencillo como puede parecer porque, mientras permanezcamos dentro del ámbito del pensamiento, siempre encontraremos defectos. Por eso, la mente y el cuerpo se resisten tanto a aceptar, aunque sólo sea provisonalmente, las cosas tal cual son. Al sentarnos, permanecer en silencio y meditar, podemos transformarnos a nosotros mismos y al mundo. Lo paradójico es que únicamente lo conseguiremos si salimos de nosotros mismos, aunque sólo sea unos instantes, sin perseguir nada.Descansar en lo que somos¿Cómo podemos hacerlo? Hay que salir del camino, de los cauces habituales del pensamientos, y sentarnos a descansar en las cosas, antes de pensar en ellas. Ello significa permanecer durante unos instantes en lo que somos y confiar en lo ejor y más profundo de nosotros mismos. Cada ser humano es mucho más que la suma de sus pensamientos, ideas y opiniones.Es necesario descansar en la experiencia desnuda del momento presente, es decir, descansar en la conciencia, que es precisamente donde residen el amor, la alegría, la serenidad... En efecto, todas esas cualidades dimanan de la conciencia y es justamente a ella adonde volvemos cuando dejamos de esforzarnos en llegar a alguna parte, cuando nos permitimos estar donde estamos y experimentar lo que estamos experimentando. La conciencia es el maestro, el discípulo y la lección de debemos aprender.Cualquier estado mental es, desde el punto de vista de la conciencia, un estado meditativo. Por eso, en este sentido, la ira y la tristeza son interesantes y valiosas como el entusiasmo y el gozo, y muchos más, por cierto, que la mente en blanco o desconectada de los sentimientos. todos los estados mentales y corporales son verdaderas ocasiones para conocernos mejor.


Jon Kabat-ZinnProfesor de Medicina de La universidad de Massachusetts.Autor de la práctica de la atención plena. Editorial Kairós

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ayudanos a mejorar, deja tu comentario.