Bienvenidos

Este blog es un punto de encuentro para todos aquellos que tomamos la decision de andar por el camino. De descubrir lo que existe mas alla de nuestra vida cotidiana. Es el despertar de la conciencia. Es el amarnos como seres unicos e irrepetibles.

domingo, 31 de mayo de 2009

Terapeutica del Tai Chi


Son muchos los efectos positivos que se le atribuyen a la práctica del Tai Chi. Quienes lo practican coinciden en afirmar que mejora el equilibrio, ayuda a conciliar el sueño, reduce el dolor articular y mejora la condición física en general. Ahora, un estudio científico financiado por el gobierno estadounidense revela que el Tai Chi mejora las defensas del organismo.
Esta milenaria disciplina china que combina el ejercicio con la meditación ha demostrado ser capaz de ayudar al sistema inmunológico a combatir al virus varicella-zoster. Este microorganismo es el causante tanto de la varicela que afecta a los niños, como de la llamada “culebrilla” o herpes zoster, que suele presentarse en personas mayores de 50 años.
En el estudio realizado por el doctor Michael Irwin, de la Universidad de California en Los Angeles, Estados Unidos, la práctica de Tai Chi resultó ser tan efectiva para estimular la producción de antígenos contra el virus varicella-zoster como lo son la vacuna que previene la enfermedad. Es más, su práctica en personas vacunadas aumentó un 40% extra los niveles de inmunidad contra el virus, en comparación con personas que sólo recibieron la vacuna.“La investigación del doctor Irwin ha demostrado que una intervención comportamental que tiene cientos de años, como lo es el Tai Chi, dió como resultado niveles de respuesta inmune similares a los de una moderna intervención biológica, como es la vacuna contra la varicela”, declaró el doctor Andrew Monjan, del Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA, según sus siglas en inglés), de los Estados Unidos.
El NIA, al igual que el Centro Nacional de Medicinas Complementarias y Alternativas (Nccan, según sus siglas en inglés), fue una de las instituciones gubernamentales norteamericanas que financiaron el estudio cuyas conclusiones publicó la revista Journal of the American Geriatrics Society.La culebrilla o herpes zoster es causada por el mismo virus -el varicella zoster- que produce la varicela en los chicos, y que luego puede permanecer adormecido durante años o décadas en el sistema nervioso, para reactivarse si las defensas decaen. Cuando se reactiva, el virus sale de las fibras nerviosas donde se esconde y llega hasta la piel, donde produce las llagas dolorosas característica de la culebrilla.
“Una de cada cinco personas que tuvieron varicela padecerán herpes zoster más tarde en sus vidas, usualmente después de los 50 años, y el riesgo se incrementa a medida que pasan los años”, comentó el doctor Richard Hodes, director del NIA, y agregó: “Aunque se necesita más investigación, este nuevo estudio sugiere que el Tai Chi, en combinación con la vacuna, puede mejorar la protección de los adultos mayores contra esta dolorosa afección“.

Como fue el estudio.
Irwin y sus colegas realizaron sus estudio en 112 voluntarios sanos de entre 59 y 86 años, que fueron divididos en dos grupos: un grupo participó de un programa de Tai Chi de 16 semanas de duración, mientras que el otro grupo participó de un programa de educación sobre salud. Finalizados ambos programas, parte de los voluntarios de ambos grupos fueron vacunados contra el virus varicella-zoster.
Los resultados del estudio revelaron que quienes hicieron Tai Chi pero no recibieron la vacuna tuvieron niveles de anticuerpos contra el virus similares a los de los voluntarios vacunados, y que quienes además de practicar esta disciplina recibieron la vacuna obtuvieron niveles de anticuerpos 40% más elevados que aquellos que sólo recibieron la vacuna.
Además, como si fuera poco, los practicantes de Tai Chi reportaron mejoras en su estado físico, en su vitalidad y en su salud mental.
Fuente: http://www.diariosalud.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ayudanos a mejorar, deja tu comentario.