Bienvenidos

Este blog es un punto de encuentro para todos aquellos que tomamos la decision de andar por el camino. De descubrir lo que existe mas alla de nuestra vida cotidiana. Es el despertar de la conciencia. Es el amarnos como seres unicos e irrepetibles.

domingo, 31 de mayo de 2009

Un Camino de Retorno al Equilibrio- Trabajo en adicciones

Introducción
Estamos siendo testigos a una de las mayores pandemias de los últimos tiempos, y como siempre ha sucedido, el común de la gente, -incluidos el común de los profesionales y autoridades sanitarias-, cuando algo aterra, prefieren mirar para otro lado con la esperanza de que al volver la cabeza, lo espantoso haya desaparecido.
Del mismo modo que las dos guerras mundiales, al decir de Jung, “demostraron fehacientemente que el llamado mundo “civilizado”, poco tenía de civilizado” pero sí mucho de bárbaro; el actual suicidio colectivo global, que especialmente los jóvenes están ejecutando a través del consumo de drogas legales e ilegales como método preferido, demuestra que la panacea de la tecnología, el progreso y la superabundancia no era tal.

Teniendo en cuenta la creciente barbarización y deshumanización global, la incapacidad de los hombres para llenar el vació existencial, y la búsqueda frenética de cualquier cosa que ayude a paliar la sensación endémica de miseria interior, por mencionar sólo algunas cuestiones generales, deberían ser suficientes estímulos para que algunos pocos, de los hombres y mujeres que dicen ser libres pensadores, se tomen el trabajo de reflexionar seriamente sobre su propia actitud ante tales problemas como para mitigar la inacción general.
La burbuja se ha roto, ¡y ahora… ¿qué hacemos?!! Para muchos países, ya hace mucho que se alcanzó la meta del bienestar económico, y aún así, los dramas del alma humana que se suponía iba ha resolver dicha supremacía económica, siguen tan campantes.

Porque practicar?
El Tai Chi en los últimos tiempos ha alcanzado tal auge, especialmente en Occidente, que cabría preguntarse, ¿por qué justo en nuestra época y después de casi dos mil años de existencia, este Arte conquista cada vez más practicantes?
La respuesta lejos de ser antojadiza, es coherente en si misma.
El Tai Chi “basado en una profunda filosofía práctica”, combina ejercicios físicos, mentales y espirituales, y al no haberse desarraigado de su rica y milenaria historia, propone, -al que busca con sinceridad un cambio profundo en su vida-, un camino práctico y vivencial, que da respuesta a muchas de las preocupaciones humanas más apremiantes.
Los practicantes de Tai Chi, si perseveran, tarde o temprano comienzan a descubrir, y vivenciar los beneficios, no sólo en forma de bienestar físico por el hecho de ejercitar el cuerpo, sino también en forma de un positivo cambio de actitud personal frente a los diversos problemas que nos plantea el diario vivir, consecuencia directa de la profunda transformación psico-espiritual que la propuesta filosófica y el método terapéutico del Tai Chi despierta.

La búsqueda del equilibrio, la armonía y el bien-estar, o en otras palabras: “la salud bio-psico-social”, es una larga aspiración de la Medicina actual, plasmada idealmente desde hace muchos años en la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud.
Por lo anterior no es exagerado plantear que la práctica regular del Tai Chi logra plasmar efectivamente este ideal en la vida diaria de todos aquellos que buscan una forma de sentirse mejor consigo mismos y con el entorno.El Tai Chi y su propuesta vivencial a través del trabajo sistemático con el cuerpo, la respiración y la mente, apunta a recomponer y fusionar las partes desconectadas, intentando pertinazmente el reencuentro con uno mismo.
En palabras de Aon el Maestro argentino del Centro del Tao:
“el Tai Chi es un Arte por el que reaprendemos el juego de ser una Unidad”,

y a pesar de que en los principiantes, cuerpo, mente y respiración están todos desconectados haciendo que los movimientos se restrinjan a las manos o a los pies, que la mente divague y sea incapaz de poner atención en lo que se está haciendo, lo mismo que sea prácticamente imposible coordinar la respiración con los movimientos; poco a poco, esta división va desapareciendo hasta que el cuerpo logra moverse con precisión y sincronía, la mente logra estar atenta a cada detalle del movimiento y el entorno, anclando la atención en el Aquí y Ahora, y que la respiración en perfecta sincronía con la mente y el cuerpo, potencie todo lo anterior, llevando a una Profunda Paz Interior y reduciendo dramáticamente los niveles de ansiedad crónica.
En nuestra experiencia de coordinación grupal con la Licenciada en Psicología Raquel Jauregui en el Hospital Saint Bois, hemos visto por ejemplo, cómo pacientes que eran incapaces de dormir sin ansiolíticos desde hacía más de 15 años, lograron en coordinación con su psiquiatra abandonar la medicación; pacientes con profundas y largas depresiones que pudieron decir por primera vez, después de mucho tiempo y de forma sostenida: “estoy feliz, me siento muy bien y con ganas de vivir”, o incluso que adultos mayores hayan iniciado un proceso de autoconocimiento al punto de admitir: “me doy cuenta que todos estos años me he estado haciendo la víctima”; también hemos visto pacientes que habiendo llegado con vicios de postura muy evidentes, los corrigieron también de forma evidente y permanente con la consiguiente modificación positiva de su estado de ánimo.Aún cuando obviamente no logra eliminar muchas enfermedades porque no es un tratamiento médico convencional, el Tai Chi es una poderosa herramienta, que sí puede ayudar a reducir el estrés y fomentar una actitud física y mental lo suficientemente positiva, como para complementar efectivamente los tratamientos convencionales; considerando que en el caso de los adolescentes en particular, puede ser una excelente ayuda para reencauzar la autodestructiva energía manifestada en la drogadicción y potenciar el efecto del resto del arsenal terapéutico con el que hay que tratar este flagelo.
Autor: Dr. Ernesto Velázquez Del Puerto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ayudanos a mejorar, deja tu comentario.