Bienvenidos

Este blog es un punto de encuentro para todos aquellos que tomamos la decision de andar por el camino. De descubrir lo que existe mas alla de nuestra vida cotidiana. Es el despertar de la conciencia. Es el amarnos como seres unicos e irrepetibles.

martes, 6 de octubre de 2009

Mejorando la lateralidad

En el blog de un amigo que practica tai chi encontré algo interesante que me gustaría compartir con ustedes:

¿Con qué mano coges la cuchara para comer?, ¿con qué mano te peinas el cabello?, ¿con qué mano coges el cepillo de dientes para cepillártelos? De manera natural, en la infancia adquirimos la tendencia a usar más un lado u otro del cuerpo para llevar a cabo las diversas tareas cotidianas. Los que usan más el lado derecho del cuerpo, son “diestros” y “zurdos” los que manejan más el lado izquierdo.

La lateralidad se afianza en los primeros 6 ó 7 años de vida. La maduración del sistema nervioso y la experiencia y la práctica nos van dejando claro con qué lado del cuerpo se nos da mejor hacer las cosas. Es así cómo se va afianzando la “dominancia lateral” y, por tanto, nuestra tendencia a usar más un lado del cuerpo que el otro. Esta dominancia lateral afecta a toda actividad que llevamos a cabo, desde dar una patada a un balón a mirar con uno de los dos ojos para apuntar al disparar con la escopeta al tiro al plato.

¿Habéis probado alguna vez a coger la cuchara con la mano no-dominante para comer sopa?, ¿y a firmar con la otra mano? Haced la prueba y os daréis cuenta de lo difícil que resulta llevar a cabo estas sencillas tareas cuando la realizamos con la mano no-dominante. Es aquí a donde pretendía llegar. Estamos tan acostumbrados a manejar tan sólo un lado del cuerpo (el dominante) que el otro parece totalmente inútil. Pero, si tenemos dos manos, dos pies, dos ojos... entonces, ¿por qué conformarme con ser hábil con uno de ellos? Los que nos hemos roto alguna vez el brazo y nos hemos visto obligados a manejarnos durante una temporada con el otro, sabemos lo mal que se pasa al principio.

Por ello, mi propuesta en esta entrada es la siguiente: fomentar la habilidad motriz de ambas partes del cuerpo utilizando la práctica del tai chi.

Mirad, cuando realizamos las formas de tai chi (secuencias completas de movimientos) predominantemente la trayectoria seguida tiende a llevarnos en una de las dos direcciones: o hacia la derecha o hacia la izquierda. Tampoco el tai chi se escapa a esto de “la dominancia lateral”. Todos sabemos por experiencia con qué pie me sostengo mejor en el suelo, de manera más estable y durante más tiempo cuando me pongo a la pata coja o cuando lanzo una patada. Desde aquí os propongo también entrenar el otro lado del cuerpo, la parte no-dominante, para ser igual de hábiles manejando un lado u otro.

Para hacer esto posible os sugiero las siguientes pautas de actuación:

  • Realiza las formas hacia el lado acostumbrado, pero también prueba a realizarlos hacia el lado contrario. Descubrirás todo un mundo de posibilidades y “dificultades”.
  • Claro, estamos tan habituados a realizar las secuencias de movimiento hacia el mismo lado que, cuando tratamos de cambiar la orientación..., parecemos novatos, ¿no es verdad?, es cómo si tuviéramos que empezar nuestro proceso de aprendizaje desde el principio. Que la dificultad no te haga tirar la toalla. Todos los comienzos resultan más o menos difíciles, pero no dejes de intentarlo. Tómatelo con calma y sé paciente. Con la práctica te aseguro que mejorarás mucho.
  • Si ya entrenas la ejecución motriz de ambas partes del cuerpo, dedícale más tiempo (más series y más repeticiones) al movimiento ejecutado con el lado no-dominante. Por ejemplo, si entreno el lanzamiento de la patada frontal con el pie derecho y con el pie izquierdo, si se me da mejor lazarla con el pie derecho, entonces realizaré más repeticiones con el pie izquierdo. Sencillamente porque es con el que peor me manejo y
    • o que buscamos es mejorar la habilidad de ambos lados del cuerpo.

    ¿Cómo saber si estamos mejorando o no la habilidad motriz con el lado más torpe? Sencillamente, cuando empieces a sentir cómo fluye la energía también por tu lado no-dominante. Y es que, al principio, estamos tan habituados a utilizar nuestro lado dominante que cuando realizamos sencillos movimiento de tai chi con el otro lado no conseguimos sentir las mismas sensaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ayudanos a mejorar, deja tu comentario.